domingo, 1 de abril de 2012

LA RESPIRACIÓN EN EL CANTO



El instrumento vocal está formado por tres partes bien definidas:




  1. El aparato respiratorio, donde se almacena y circula el aire.
  2. El aparato fonador propiamente dicho, en el que el aire se transforma en sonido al pasar por las cuerdas vocales.
  3. El aparato resonador, donde el aire, transformado en sonido, se expande adquiriendo su calidad y amplitud.

    El estudio de la respiración es la base de la técnica vocal. No se puede ser un buen cantante si no se posee un perfecto dominio de la respiración. Aunque el alumno no experimente ninguna dificultad al respecto y posea una buena respiración natural, es imprescindible conocer el mecanismo de la respiración controlada, para que cualquier alteración de estos recursos pueda ser suplida gracias a la técnica.

APARATO RESPIRATORIO:
    Constituye la zona de abastecimiento o motor del aparato vocal. El aparato respiratorio está integrado por
  • la Nariz (boca) por donde penetra el aire;
  • Faringe, tubo flexible que va desde la base del cráneo al esófago y consta de tres partes:
  1. rino o nasofaringe, que comunica con las fosas nasales;
  2. oro o bucofaringe, que comunica con la boca y
  3. laringofaringe, donde termina la faringe y se transforma en esófago.
  • Laringe, que además de su función fonatoria, tiene una función esfinteriana ya que hace de válvula protectora para las vías respiratorias bajas.
  • Tráquea, que se sitúa por delante del esófago y consta de una serie de anillos cartilaginosos que forman un armazón para mantenerla abierta. Está recubierta por una mucosa idéntica a la que recubre la laringe, que es vibrátil. Se divide en dos en su extremo inferior dando lugar a los
  • Bronquios principales. Estos se ramifican sucesivamente (árbol bronquial) hasta terminar en los alvéolos pulmonares donde se realiza el intercambio gaseoso dentro de los
  • Pulmones, masas esponjosas esencialmente extensibles que constituyen nuestro receptáculo de aire.
Además, tenemos los músculos respiratorios:
  • Inspiratorios principales:
    • diafragma, ancho músculo transversal que separa la cavidad torácica de la abdominal. Se inserta por delante en el esternón, por detrás en la columna vertebral y lateralmente a las costillas (a la altura del 6º par). Tiene forma de cúpula, durante la inspiración desciende y se aplana y en la espiración asciende recuperando su forma.
    • y músculos intercostales externos. Se encuentran ocupando los espacios intercostales y están orientados hacia abajo y hacia atrás, dejando libre la última parte del espacio intercostal. Son 11 y no hay en la parte anterior.
  • Inspiratorios secundarios o auxiliares de la respiración: esternocleidomastoideos, serratos anteriores y posteriores, pectorales mayores y menores, subclavios.
  • Espiratorios:
    • músculos intercostales internos y
    • musculatura abdominal que, de superficie a profundidad son
    • Recto anterior del abdomen: Se inserta en el pubis y en el esternón.
    • Oblicuos mayores y menores
    • Transversos
    Todos juntos constituyen la prensa abdominal, cuya función es espiratoria.
    Los bronquios y pulmones están contenidos en la caja torácica. Esta es una caja ósea formada por doce pares de costillas (huesos curvos y planos) fijadas por detrás a la columna vertebral y por delante al esternón, separadamente los siete primeros pares (costillas verdaderas) y conjuntamente por medio de un cartílago los pares 8,9, y 10 (costillas falsas). Los dos últimos pares (11 y 12) quedan libres por su parte delantera (costillas flotantes).

    Las costillas pueden moverse realizando un ascenso por su parte anterior (giran sobre un eje posterior). La elevación costal produce un aumento de los diámetros antero - posterior y transversal del tórax. De hecho, el perímetro torácico aumenta al hacer una inspiración máxima entre 7 y 10 cm. en el hombre y entre 5 y 8 cm. en la mujer. La elevación inspiratoria de las costillas se produce fundamentalmente por la acción de los músculos intercostales externos. Los músculos intercostales internos tienen, al contraerse, un efecto espiratorio.

    
Mecanismo respiratorio
    La inspiración es un movimiento activo e involuntario que se produce de modo automático por orden de los centros nerviosos del bulbo raquídeo (Centro de la respiración) a fin de conseguir la oxigenación sanguínea. La espiración, sin embargo, es un movimiento pasivo que aparece por la tendencia natural de los músculos a recuperar su posición de reposo. En la inspiración, al llenarse los pulmones, las costillas se separan (sobre todo las costillas falsas y las flotantes) y la caja torácica se dilata, el diafragma desciende. La elasticidad de la caja torácica está asegurada por los músculos intercostales, por los cartílagos que unen las costillas con el esternón y, finalmente, por el diafragma.
    
La espiración, aunque es pasiva durante la respiración, es completamente activa en el momento del canto, ya que durante la espiración se produce el sonido y por tanto debe estar totalmente controlada, ya que influye sobre la intensidad del sonido y sobre su duración.

El diafragma, que es un músculo fundamentalmente inspiratorio, interviene de modo activo en la espiración desempeñando una importante labor de frenado de las presiones torácicas. El diafragma, bajo nuestro control, realiza una relajación suave y progresiva para evitar un desperdicio de aire inicial y una emisión descontrolada y defectuosa. Así todo el aire espirado debe fluir lentamente en columna ascendente desde la caja torácica a los resonadores.
    Las alteraciones respiratorias afectan más acusadamente la producción vocal de los profesionales de la voz y los cantantes. La obesidad tiene un efecto restrictivo en la función pulmonar. El asma o el enfisema son enfermedades obstructivas de las vías respiratorias bajas que con frecuencia asocian tensión en la musculatura lingual y cervical y un mecanismo de producción vocal que propicia la aparición de nódulos vocales. Existen casos de asma inducidos por el ejercicio, y en algún caso, el canto o el uso profesional de la voz pueden desencadenar una crisis de asma más o menos intensa. Las pruebas de función pulmonar en reposo serán normales. El uso de la voz durante cortos periodos de tiempo será satisfactorio. Pero el uso continuado de la voz asociará dificultades ventilatorias y una mala técnica de producción vocal.
LA TÉCNICA RESPIRATORIA
    Para iniciar la técnica hemos de tratar de amplificar la respiración natural y desarrollarla. Es una respiración profunda que llena completamente los pulmones, a base de hacer descender el diafragma y dilatar los espacios intercostales. La inspiración debe realizarse siempre que se pueda por la nariz, en la que se filtra y caliente el aire antes de llegar a la garganta.    

    Los tres tiempos de una respiración completa.
1) Inspiración: Amplia, profunda, silenciosa y breve.
2) Suspensión y bloqueo: Las costillas están separadas y se tiene la sensación de descansar sobre ellas.
3) Espiración: Para el canto es el momento más importante. Emisión del aire controlada, lenta y dócil como una fina columna. La caja torácica y el abdomen permanecen dilatados el mayor tiempo posible. Los músculos presionan suavemente hacia abajo.

Tipos de respiración:
Costal superior o clavicular o torácico superior: Es más usual en mujeres. El aire inspirado se concentra en la zona de las costillas superiores y clavículas. No es adecuada para lograr una buena ventilación de los pulmones y, además, el diafragma permanece inmóvil. Puede presentarse además con ascenso clavicular y de los hombros con lo que acorta la musculatura del cuello tensándola y suprimiendo la movilidad que necesitan los músculos laríngeos, así no hay relajación ni sujeción del aire. Por tanto, no es adecuada para el canto.
  • Diafragmática: En este tipo de respiración el aire llena la zona baja de los pulmones y se apoya en el diafragma.