sábado, 3 de octubre de 2009

Educación y cuidado de la voz

El propósito de este blog es ayudar a los profesionales de la voz a aclarar sus dudas con respecto a cómo deben cuidar su instrumento. ¿Quien es un profesional de la voz? Es aquella persona que utiliza su voz como la herramienta principal de su trabajo. Por este motivo, debería aprender a cuidarla y manejarla correctamente para obtener su máximo rendimiento. LA TÉCNICA VOCAL Todo profesional de la voz debe conocer y dominar perfectamente una técnica vocal y respiratoria correcta que le permita proyectar su voz sin forzar. De ello depende la salud de su laringe y la eficacia de su comunicación. El aprendizaje de esta técnica vocal es progresivo. Pasa por una serie de etapas hasta llegar al empleo de una forma totalmente automática e inconsciente. Este aprendizaje nunca debe ser apresurado puesto que es muy fácil que se someta a la voz a una sobrecarga, a un sobreesfuerzo muscular tratando de obtener un mayor rendimiento vocal, consiguiendo justamente el efecto contrario. Es lo que llamamos el círculo vicioso del sobreesfuerzo fonatorio. Esta fatiga vocal origina una disfonía funcional que, si no se resuelve, en principio con reposo y con la adquisición de una buena técnica, va a terminar por convertirse en orgánica. Es lo que llamamos disfonías orgánico-funcionales con lesiones mínimas asociadas, que comentaré otro día. EDUCACIÓN Y REEDUCACIÓN VOCAL El entrenamiento vocal enseñará al profesional de la voz a utilizar correctamente los órganos que intervienen en la articulación de la palabra, las cavidades de resonancia y, sobre todo el mecanismo respiratorio evitando que el esfuerzo de la emisión repercuta sobre las cuerdas vocales. Las bases tradicionales de la rehabilitación se fundamentan en la técnica del canto que incide en:
  1. La respiración costodiafragmática
  2. La búsqueda de los resonadores
  3. La coordinación fonorespiratoria
  4. La impostación vocal
  5. La ubicación del tono óptimo

1 comentario:

  1. Evidentemente, si la mayor parte de los profesionales de la voz resultan desconocer y suelen abandonar el cuidado de su instrumento, no tiene mucho sentido dirigirse al público en general, porque sería casi como hablarles en chino.

    Sin embargo, me gustaría que hubiera un modo de hacer ver que la voz está por descubrir, que cada persona puede tratar de aprender y sorprenderse escuchando "su propia voz".

    ResponderEliminar