domingo, 4 de octubre de 2009

Cuidemos nuestra voz

La voz es algo que acompaña al ser humano desde que nace, por ello sentimos que es algo que no nos puede faltar, que siempre vamos a tener. Pero lo cierto es que esto no es así, y cada vez son más las personas que sufren patologías relacionadas con su voz, dado que también son cada vez más los profesionales que la utilizan a diario no sólo en su vida personal sino en su vida laboral desarrollando conductas que favorecen el esfuerzo vocal.
NORMAS HIGIÉNICAS
HABLAR BIEN
Mantener buenos hábitos en el habla es muy importante para mantener la salud vocal:
  • Hablar con un CORRECTO SOPORTE AÉREO. Y esto... ¿Qué significa? pues, para empezar, que no hay que hablar rápido. Los pacientes que me encuentro con problemas de voz, en una inmensa mayoría, hablan muy rápido y NO RESPIRAN CORRECTAMENTE, no les da tiempo. Toman el aire muy superficialmente y hablan mezclando el sonido con el aire. Esta conducta PERJUDICA ENORMEMENTE a sus cuerdas vocales. Tampoco se debe utilizar el aire residual, es decir hablar con el resto final de aire que lleva a sentir sensación de ahogo. También es un comportamiento de sobreesfuerzo.
  • MODERACIÓN: La voz no está diseñada para uso ilimitado, NO HAY QUE HABLAR EN EXCESO. Además, suele ir unido a lo anterior, es decir, el que habla mucho lo hace además muy rápido, con lo cual el abuso es doble. Se debe hablar teniendo en cuenta las posibilidades físicas reales de cada sujeto. Posibles alternativas cuando, por uso profesional, se deba hablar mucho: descansar la voz haciendo períodos de silencio de 15 o 20 minutos dos o tres veces al día, limitar el uso del teléfono, evitar interrumpir a los demás en una conversación (comportamiento típico del parlanchín..).
  • NO CHILLAR O HABLAR GRITANDO. A veces es un comportamiento familiar, hay familias enteras que se hablan entre sí de esta manera. Es un comportamiento muy nocivo. Debe educarse a la familia y amigos para evitar estas conductas. Pueden utilizarse otros medios para expresar emociones, como por ejemplo utilizar más el cuerpo, ser más expresivo, usar más gestos,...
  • ENCONTRAR EL TONO ÓPTIMO AL HABLAR. A menudo me encuentro pacientes con el tono de la voz muy agravado. Ellos/as (más frecuente en mujeres) te refieren que antes hablaban más "alto" (quieren decir más agudo) y, poco a poco, han ido bajando el tono. Este comportamiento es muy negativo para sus voces, en primer lugar porque, el no hablar en su tono correcto (lo que llamamos frecuencia fundamental) el volumen de su voz es más bajo, así es que se ven obligados a aumentarlo para que se les oiga, realizan mayor esfuerzo muscular, se fatigan más, el sonido es aéreo, sucio, mezclado con aire, todo ello agrava aún más el tono.
  • EVITAR HABLAR EN AMBIENTES MUY RUIDOSOS: Cuando se habla en este tipo de entorno se aumenta el volumen de la voz al menos la mitad del aumento del volumen del sonido ambiente (fenómeno de Lombard). Por eso fácilmente se llega al abuso y a la fatiga vocal. Reducir el ruido de fondo si es permanente o esperar a que pase si éste es pasajero (avión, moto,...) y acercarse a la persona con la que se está hablando, evita el esfuerzo vocal propio de la fonación en un sitio muy ruidoso.
  • HIDRATARSE CORRECTAMENTE: Se debe beber de 1,5 a 2 litros de agua diarios para que la mucosa que recubre las cuerdas vocales esté correctamente hidratada. Algunas sugerencias: beber agua cada vez que comemos, tener siempre a mano una botellita de agua (eso lo saben bien los cantantes!!), evitar caramelos de menta o mentol porque resecan más, en su lugar utilizar los de miel y limón.
  • EVITAR HABLAR EN AMBIENTES MUY SECOS: La sequedad ambiental reseca las mucosas y actúa como irritante laríngeo. Deberemos evitar ambientes con mucha calefacción a aire acondicionado, abrir ventanas para ventilar bien las habitaciones, al viajar en avión procurar hidratarse convenientemente.
  • EVITAR HABLAR MIENTRAS SE REALIZA EJERCICIO FÍSICO: Dentro de las funciones de la laringe se encuentra la fonación y la de esfínter (actuar como una válvula). Ambas necesitan para su ejecución un cierre glótico adecuado. Si se realizan simultáneamente se está favoreciendo una sobreadducción (exceso de aproximación) de las cuerdas vocales, que puede conllevar tensión y edema de las mismas. Es importante evitar el uso de la voz mientras se realiza algún esfuerzo físico. Por ejemplo, una paciente me comentó que se había quedado sin voz un fin de semana que no había salido de casa (tenía otros factores de riesgo como hablar deprisa y mucho, tono agravado, tabaco...) pero, al preguntarle qué había estado haciendo, comentó que "moviendo muebles". Si, en esta situación se habla, es fácil quedarse sin voz.
  • EVITAR EL CUCHICHEO: Es un comportamiento de esfuerzo para la laringe, ya que las cuerdas quedan separadas y todo el aire se escapa, el resto de la laringe realiza fuerza para compensar ese escape. Se puede hablar bajito pero con voz.
  • EVITAR EL CARRASPEO: El carraspeo o aclaramiento de la garganta se produce normalmente por la necesidad de limpiar la laringe de moco, asociado a procesos alérgicos, gripales, o reflujo gastroesofágico. Otros individuos carraspean por hábito. Esta conducta lleva a un contacto brusco y precipitado de las cuerdas vocales facilitando su irritación. Para disminuir la sensación de cuerpo extraño causada por el moco y que nos obliga a carraspear, puede realizarse una deglución, que permite a la laringe relajarse y repeler el moco, o bien beber un sorbo de agua, con el mismo efecto.
  • CONSUMO DE ALCOHOL: El alcohol produce deshidratación de las mucosas y tiene un efecto anestésico que tiende a disminuir la sensibilidad , favoreciendo un abuso de la voz. La ingesta en exceso de alcohol conduce a largo plazo a la atrofia de la mucosa de los pliegues vocales.
  • TABACO: Fumar irrita y produce resecamiento de la mucosa de la laringe, además acumula secreciones sobre los pliegues vocales y favorece los edemas crónicos en ellos. A largo plazo el fumar puede llevar a cambios celulares dando origen a un tumor maligno en la boca o en la laringe.
  • EVITAR CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA: Los cambios climáticos bruscos y la ingesta de alimentos fríos favorecen la inflamación e infección de la via respiratoria que ocasiona limitación en la vibración de los pliegues vocales y llevar rápidamente a la disfonía.

2 comentarios:

  1. Hola mi nombre es Antonio Bocaranda, los felicito por esta información, tiendo mucho a carraspear y me afecta mucho cuando voy a cantar, voy a poner en practica sus concejos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Antonio. Si necesitas cualquier aclaración, no dudes en consultármela.

    ResponderEliminar