sábado, 21 de noviembre de 2009

El docente como profesional de la voz

La necesidad de expresarse y comunicar a través de la voz es una de las más importantes para el ser humano, ello determina un gran número de sujetos que educan, entretienen, informan, convencen, etc. con la voz. Podemos citar a los docentes, locutores, actores, comerciantes, entrenadores deportivos, abogados, médicos, cantantes, etc. Es lo que llamamos profesionales de la voz. La voz es para estos profesionales su herramienta primaria de trabajo y por esto deberán aprender a cuidarla y manejarla para lograr el máximo rendimiento y longevidad en la profesión que desempeñan.


Tal como dice Stern “en fonación lo óptimo está cerca de lo mínimo”, se define a la disfunción vocal profesional como la que aparece por el abuso de algunos componentes de la voz: fatiga vocal, alteración en el volumen, etc.. que se unen a normalmente a mínimos cuidados de higiene vocal y falta de técnica.


El profesional de la voz hablada debe conocer y manejar perfectamente una técnica vocal y respiratoria correcta que le permita obtener una voz buena sin forzar y que preserve la salud de la laringe, una voz que, aparte de proyectar una buena imagen de quien habla, le permita proyectar sus palabras en forma más significativa e interesante. Del uso correcto de la voz no sólo depende la salud de la laringe sino también la eficacia comunicativa.


Aunque todos sean profesionales de la voz, no tienen las mismas necesidades. Por ejemplo, podríamos diferenciar a los actores de teatro y docentes, de los locutores y actores de televisión, cine o doblaje. Los primeros necesitan utilizar una voz proyectada más intensa de la normal, que fluya, que llene la sala o auditorio. Los segundos en cambio utilizan micrófono, con lo cual utilizarán casi siempre una voz con intensidad conversacional. No obstante, ambos grupos deben dominar una técnica respiratoria perfecta y una articulación precisa. Deben utilizar su voz virtuosísticamente haciendo sonar las palabras valiosas, respetando la pronunciación, distribuyendo el tiempo entre las palabras y las frases, manejando inflexiones y matices, adaptando la calidad de la voz a los sentimientos o pensamientos que se quieren expresar.


El conocimiento del mecanismo vocal es la base que les permitirá a estos profesionales saber en cada momento de su actividad vocal qué hacen y porqué lo hacen. El uso correcto de la voz es un aprendizaje, y como tal debe pasar por distintas etapas que van desde la toma de conciencia de una técnica vocal correcta hasta llegar al empleo de la misma en forma automática e inconsciente.


Los profesionales de la voz utilizan mal su voz cuando no tienen un correcto apoyo diafragmático; y/o no utilizan los resonadores naturales en la medida requerida por el auditorio, aumentando el volumen de la voz y su rendimiento en base al esfuerzo laríngeo. El uso incorrecto de la voz se ve favorecido por la falta de conocimiento sobre la producción vocal, la falta de higiene y ausencia de nociones básicas de técnica.

La voz profesional debe cumplir con ciertos requisitos:
1. Utilizar la voz con máximo rendimiento pero con mínimo esfuerzo.
2. Evitar el cansancio y la fatiga teniendo en cuenta las posibilidades físicas de su aparato fonador.
3. Manejar correctamente los elementos que forman la voz.
4. Adaptar su recursos fisiológicos a las necesidades del auditorio.
5. Coordinar adecuadamente el aire en función de la palabra sin utilizar aire residual.
6. Proyección vocal adecuada, capacidad de conducción.

La voz profesional necesita un determinado grado de calidad acústica de la voz y un determinado grado de resistencia a la fatiga que variarán de acuerdo a la profesión y al tipo de trabajo vocal que requiera esa profesión. Por ejemplo, los docentes necesitan un grado medio de calidad vocal, pero que sea una voz proyectada, a veces voz cantada y voz de mando; y un grado elevado de resistencia, ya que, a menudo hablan en lugares ruidosos y con acústica inadecuada. Utilizan su voz muchas horas diarias y sin control.

Los problemas de la voz son más frecuentes en los docentes que en la población normal debido a la sobrecarga vocal, es decir, al uso de la voz durante un largo periodo de tiempo sin descanso que produce fatiga vocal y aumento de tensión muscular con el consecuente descenso en el rendimiento acústico y en la eficacia muscular.

Reeducación y educación vocal:

El entrenamiento vocal le enseñará al docente a utilizar correctamente los órganos que intervienen en la articulación de la palabra, a realizar un correcto uso de las cavidades de resonancia y del mecanismo respiratorio evitando que el esfuerzo de la emisión repercuta sobre las cuerdas vocales.

Lamentablemente, tenemos que hablar de reeducación vocal en la mayoría de los casos y no de educación o entrenamiento vocal previo, que sería la situación ideal, es decir, que el docente aprendiera a utilizar su voz antes de llegar a las situaciones descritas de mal uso o abuso vocal. Una buena y completa educación de la voz en los planes de estudio evitaría muchas bajas laborales posteriores y las situaciones de angustia y malestar que las disfonías generan. Ignoro si los nuevos estudios de Grado de Magisterio o el nuevo Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria tienen previsto cubrir esta carencia, pero lo dudo mucho.

La acción del terapeuta vocal no es sólo reeducar los mecanismos vocales alterados, sino prevenir sus modificaciones. Por un lado haremos un trabajo de educación, dando al paciente una serie de información acerca de la fisiología del habla, higiene vocal, etc. Por otro lado debemos solucionar el problema, enseñando estrategias de ajuste de las condiciones ambientales que producen el abuso vocal y el uso inadecuado de la voz. Por último debemos lograr la generalización, que el docente sea capaz de utilizar las técnicas aprendidas en todas las situaciones de su vida real social y profesional. El objetivo de la rehabilitación en estos casos será lograr la mejor voz posible tanto para la comunicación como para el uso docente.


Si bien las patologías que pueden presentarse son similares a la del resto de las disfonías, el docente está muy motivado para solucionar su problema ya que es consciente de que se trata de su herramienta de trabajo.

Con la terapia vocal se buscará:

1. Dar pautas muy precisas de higiene vocal.
2. Detectar y erradicar los vicios vocales existentes.
3. Enseñar una técnica vocal correcta.
4. Trabajar aspectos del uso de la voz en su actividad profesional específica.

En cuanto a la respiración es indispensable la enseñanza del apoyo diafragmático. Debemos explicarlo que el sonido dependerá más de la continuidad y fluidez del soplo espiratorio que de la cantidad de aire. Las inspiraciones profundas elevan el pecho bloqueando las estructuras laríngeas y dificultando la emisión. Se debe trabajar el pujo abdominal para la voz intensa. Y por supuesto la coordinación fonorespiratoria.

En la etapa de resonancia y emisión se trabaja la relajación de la mandíbula y la abertura oral. Se trabaja también la proyección vocal, la capacidad de conducción. En cuanto a la articulación, fundamental para el docente, ya que hemos dicho anteriormente que de una correcta articulación depende la claridad del mensaje y la eficacia comunicativa. La precisión de la articulación se logra a través del uso adecuado de los órganos fonoarticulatorios, que hay que trabajar con todos los profesionales de la voz, para lograr la soltura y flexibilidad de los movimientos linguales, labiales, velopalatinos, mandibulares. La dicción debe ser precisa pero no exagerada, tanto en la producción de las consonantes como en la de las vocales.

sábado, 17 de octubre de 2009

Aprendamos a relajarnos

El entrenamiento vocal consta de diversos pasos que se trabajan en forma simultánea y progresiva, de acuerdo con las necesidades y dificultades de cada alumno/paciente. Estos pasos son:

a. Condicionamiento muscular. Relajación.

b. Enseñanza de la técnica respiratoria.

c. Resonancia. Correcto uso de los resonadores naturales.

d. Emisión vocal.

e. Articulación.

f. Modulación.

Del trabajo correcto y armónico de estos puntos se obtendrá la impostación vocal, la adecuada articulación y el uso correcto de la voz.

Uno de los aspectos más descuidados en la enseñanza vocal es la toma de conciencia de nuestra postura y estructura corporal. A menudo, las dificultades de aprendizaje no residen solamente en la respiración y la emisión, sino en la compostura del cuerpo que emite dichos sonidos y en su relajación. Es necesario observar una serie de aspectos estructurales que pueden originar dificultades en la asimilación y el desarrollo de la técnica vocal.

En primer lugar, adoptar una adecuada postura será fundamental para evitar posibles lesiones que a lo largo de los años y debido a las innumerables horas de estudio que requiere nuestra profesión se van estableciendo, muchas de ellas sin posibilidad de solución una vez diagnosticadas. Pero además una inadecuada posición tendrá como consecuencia un deficitario desarrollo técnico e interpretativo.

Una adecuada educación postural la abordaremos desde dos aspectos fundamentales:

  • Equilibrio global corporal
  • Relajación.

Será necesario un espejo de cuerpo entero cerca del piano para las sesiones de técnica vocal, a fin de que el alumno pueda observarse en todo momento y practicar las correcciones en el gesto y la postura que se estimen necesarias.

Estructura corporal: Existen básicamente tres tipos de actitudes corporales:

  • Hábito asténico: espalda caída, pecho hundido, hombros hacia delante, cuello extendido hacia delante, vientre hacia fuera. El sujeto no va derecho, está encorvado, su postura no es firme. Será necesaria una gimnasia educativa para desarrollar la musculatura.
  • Posición rígida: El sujeto está tenso, envarado "tieso como un palo". La amplitud de movimientos del cuerpo está limitada, sobre todo con bloqueo de cabeza, cuello, hombros y tórax. Será necesaria la práctica de un trabajo de relajación física (Alexander, yoga,etc).
  • Posición vertical correcta: Equilibrada. Se caracteriza por ser un individuo relajado, normalmente musculado, de pecho abierto y vientre llano. La pelvis está en su lugar (no inclinada) y la columna vertebral es el sostén y deja completa libertad de movimientos a los miembros y a la cabeza, cuello y tórax. El individuo está derecho, pero distendido. Rostro relajado y expresivo. La verticalización del individuo y la orientación de la mirada al frente forman parte de las características del comportamiento de proyección vocal.

Todo el cuerpo participa en la fonación, pero de manera muy directa interviene la zona que va desde la parte inferior de la columna vertebral a la cabeza. Una mala actitud determina un funcionamiento defectuoso del vibrador laríngeo (cuerdas vocales) y entraña un deterioro de las cualidades vocales. La dinámica perfecta del órgano fonatorio reposa sobre un trabajo muscular sin trabas que sólo es posible por una posición bien definida de la cabeza, cuello, nuca, hombros, espalda y abdomen. Esta posición que asegura este buen sonido será rigurosamente controlada hasta que devenga natural e instintiva. Normalmente nunca lo es desde el primer momento: siempre se tiende a elevar la cabeza hacia el agudo e inversamente se baja en el grave, exactamente lo contrario de lo que conviene hacer. Hombros relajados y flexibles, brazos a lo largo del cuerpo igualmente relajados. Piernas ligeramente separadas.

Cabeza y nuca: Hay una posición ideal si nos imaginamos estar suspendidos de un mechón de cabello situado un poco por encima del punto lambda del cráneo (bóveda craneal). Esta posición entraña una ligera inclinación de la cabeza hacia delante que asegura

  • Correcta alineación de la columna cervical
  • Despegamiento de la laringe de la raíz de la lengua
  • Basculamiento de la epiglotis sobre la base de la lengua
  • Movilidad natural de la mandíbula sobre el hioides.
  • Aumento de la movilidad del cartílago tiroides y facilidad del trabajo de los músculos cricotiroideos.
  • El paladar entra en vibración favoreciendo la resonancia de la "catedral interior" multiplicando la potencia vocal.

Articulación temporo-mandibular:

En la abertura de la boca tendrá gran importancia la posición de la mandíbula (maxilar inferior). Sus movimientos se realizan en la ATM que se establece entre la mandíbula y la porción temporal del cráneo. La ATM tiene una gran movilidad necesaria para la masticación. Principalmente movimientos de ascenso-descenso que se acompañan de desplazamientos en sentido anterior y posterior. Esta articulación está sujeta por los músculos de la masticación ya que no presenta ligamentos importantes que la refuercen. Esto conlleva que las luxaciones sean frecuentes, ya que su integridad dependerá del mayor o menor tono muscular del individuo. En personas con tono muscular bajo, la ATM se puede luxar tan solo por bostezar o abrir mucho la boca (por ejemplo, comer una manzana), por ello su importancia en el canto. Como la boca es el principal resonador de la voz, como veremos, su mayor o menor abertura será de gran importancia para la calidad tímbrica e intensidad de la voz. En el canto, será necesario abrir bien la boca para crear una cavidad de resonancia adecuada, para ello hay que relajar los músculos de la masticación y así la boca se abrirá sin producir tensión muscular que afectaría a la calidad de la voz.

RELAJACIÓN:

Todos los músculos de nuestro cuerpo poseen un grado de tensión adecuado para la realización de un movimiento. Es lo que se denomina el tono muscular. Entendemos por tensión muscular al aumento del tono muscular y de excitación nerviosa que puede normalizarse con el adecuado descanso de los músculos afectados. Pero hay casos en lo que, por falta de descanso o imposibilidad de aliviar la tensión, se produce una acumulación residual que no puede ser liberada y puede instalarse en un grupo de músculos (en nuestro caso, normalmente a nivel de músculos cervicales, cuello, hombros y pectorales) o generalizarse a todo el organismo. En este momento se hace necesaria la práctica de la relajación.

"La voz se produce de manera más saludable cuanto menos esfuerzo se despliega", ha dicho Perkins. Esto significa que la voz se produce con control del tono y no con una relajación total. La fonación implica un gran trabajo muscular, hablar o cantar y relajar son incompatibles. Esto no significa que todas las estructuras deban trabajar con su máxima tonicidad, sino que los ajustes musculares deben ser controlados según la situación. Para hablar o cantar correctamente es imprescindible disociar que hay zonas del cuerpo que trabajan con gran tensión simultáneamente con otras que tienen que estar muy relajadas. Debe aprenderse a distinguir la diferencia entre tensión útil y contractura excesiva.

Los signos de tensión son:

a. Gasto excesivo de energía para realizar pequeñas acciones.

b. Contracción de los músculos que no tienen función específica en la acción a realizar.

c. Movimientos parásitos innecesarios.

d. Aumento de reflejos nerviosos

e. Excitación, inquietud, ansiedad.

f. Postura rígida.

Los músculos para la vida diaria tienen un grado de tensión normal, que muy a menudo aumenta debido a las excitaciones psicofísicas provocadas por la actividad diaria, si ese esfuerzo excesivo perdura traerá como consecuencia un estado de sobrecarga y si esta no se descarga se entra en el terreno de la tensión patológica. Así también, cuando un grupo muscular disminuye su función por enfermedad alteración o vicio, otro grupo muscular realiza su trabajo sobrecargándose, y si este exceso de trabajo es constante, este grupo auxiliar llegará a la fatiga, aumentará su tensión y se volverá hipertónico.

Para evitar ese exceso de tensión será necesario un trabajo armónico de los grupos auxiliares y para esto se necesitará llegar a la relajación muscular. Esto permite la distensión y aflojamiento de la musculatura para quitarle la hipertensión.

¿Qué es la relajación? es el medio para borrar tensiones, contracciones y para obtener un descondicionamiento de los malos hábitos adquiridos en el empleo del cuerpo. La práctica de ejercicios de relajación tiene los siguientes objetivos:

a. Eliminación del trabajo muscular excesivo.

b. Disociación muscular

c. Lograr la eutonía, o sea el tono muscular adecuado

La relajación es un aprendizaje, y como todo aprendizaje necesita de un método y tiene unos objetivos. Principalmente aumentar el rendimiento y eliminar los errores. Cualquiera sea el método que se utilice, la relajación cumple con estos dos propósitos pues suprime los factores negativos de la tensión muscular, fortalece el cuerpo y mejora al sujeto. El hombre actual está sometido a múltiples tensiones y necesita el máximo rendimiento, y autocontrol. Todas las actividades de nuestra vida necesitan un grado determinado de tensión, caminar, hablar o cantar, respirar, etc. Suprimir la tensión en forma permanente no es el propósito de la relajación, sino el de aprender a controlar la tensión cuando sea necesario. Relajarse no implica abandono o supresión del sostén tónico necesario para la acción, sino la eliminación del trabajo muscular innecesario.

Para el aprendizaje de la relajación se necesita la conciencia y control del propio cuerpo y el control de los segmentos musculares para lograr independencia de movimientos. Consideramos el cuerpo como una totalidad, un conjunto; es muy importante la forma en que utilizamos nuestros mecanismos posturales, especialmente la relación entre la cabeza, el cuello y la columna, porque esta relación determinará todo lo que hacemos con el cuerpo, incluida la voz. Los malos usos posturales que afectan la voz son:

· Echar la cabeza hacia atrás y el cuello hacia delante

· Tirar hacia abajo desplomando la caja torácica hacia el estómago

· Arquear la espalda hacia adentro

· Bloquear las rodillas

En todos estos casos se rompe la correcta relación entre cabeza-cuello-espalda. Algunas partes del cuerpo ya no realizan la tarea que les corresponde y por ende otras partes deben trabajar más.

La relajación puede ser:

a. Total o pasiva:

Natural

Adquirida

b. Local

c. Diferencial o dinámica.

La total natural es la que cada individuo provoca por sí mismo.

La total adquirida es la que necesita un aprendizaje. Schultz, Jacobson, Yoga, etc. Las dos grandes corrientes científicas de relajación total son las creadas por Schultz) método global relacionado con la hipnosis, de enfoque psicoterapéutico) Y por Jacobson (método analítico de enfoque fisiológico).

Ambos se basan en la noción de tensión relacionada con el tono muscular. Consideran el proceso de relajación de una forma global y sintética, con especial énfasis en la concentración mental. Son técnicas autosugestivas o autohipnóticas. La descontracción muscular es un medio para obtener una disminución de la tensión emocional.

La relajación local es la que sólo se limita a un grupo muscular.

La relajación diferencial es la que se produce en un determinado grupo muscular mientras otro grupo permanece en acción o tensión. Se trata de relajar a través del funcionamiento muscular normal en una acción determinada.

Desde el punto de vista foniátrico y vocal, se utiliza más la relajación dinámica, o sea que permita la tarea motriz con un tono muscular correcto pero sin contractura. La más idónea será la relajación de tipo diferencial por segmentos o zonas. Lo importante es que el terapeuta logre hacer consciente al sujeto de que realiza tensiones innecesarias y perjudiciales que repercuten en su voz y que están presentes aún cuando no está hablando.

No entraremos en detalle de los métodos de relajación general ya que creemos que para que sean efectivos deben realizarse en forma continuada y esto ocuparía demasiado tiempo de la sesión, en caso de ser necesario un método de relajación general le sugerimos al paciente que realice algún tipo de relajación fuera. Así que nos centraremos en la relajación diferencial.

Algunos ejercicios Ejercitación de relajación diferencial: La postura debe ser correcta, la espalda recta, hombros relajados, brazos flojos y pies separados y apoyados en el piso.

Ejercicios de cabeza y cuello:

a. Cabeza adelante y atrás.

b. Cabeza a un lado y al otro

c. Oreja al hombro.

d. Diagonal: hacia atrás elongando y hacia delante relajando.

e. Semirotación

f. Rotación completa.

g. Rotación anteroposterior y posteroanterior.

La boca debe estar abierta cuando se lleva la cabeza hacia atrás para no tensar la laringe.

Ejercicios de hombros:

a. Hombros arriba y abajo.

b. Hombros rotados hacia delante

c. Hombros rotados hacia atrás.

d. Rotación completa hacia delante

e. Rotación completa hacia atrás.

Primero se trabaja un hombro luego el otro y por último los dos juntos.

Ejercicios de mandíbula:

a. Mandíbula a un lado y al otro con boca abierta.

b. Mandíbula a un lado y al otro con boca cerrada.

c. Mandíbula adelante y atrás con boca abierta.

d. Mandíbula adelante y atrás con boca cerrada.

e. Abrir la boca lentamente y cerrarla rápido.

f. Abrir la boca rápido y cerrarla lento.

g. Abrir y cerrar la boca lento.

h. Abrir y cerrar la boca rápido.

Ejercicios de labios:

a. Labios juntos adelante y atrás

b. Labios separados adelante y atrás

c. Labios juntos adelante abrir y cerrar

d. Chupar labio superior e inferior

e. Morder labio superior e inferior

f. Vibratorio de labios

Ejercicios de lengua:

a. Lengua arriba y abajo dentro de la boca

b. Lengua arriba y bajo fuera de la boca

c. Lengua a un lado y al otro dentro de la boca

d. Lengua a un lado y al otro fuera de la boca

e. Rodear los labios con punta de lengua

f. Tocar las muelas y los dientes con punta de lengua

g. Vibratorio de labios y lengua

h. Barrer el paladar con la lengua

i. Lengua fina y gruesa fuera de la boca

j. Cucurucho

Ejercicios de bostezo:

Sacar la lengua relajada y entrarla dentro de la boca a medida que se coge aire hasta que la lengua quede detrás de los dientes de abajo relajada y el velo del paladar suba bien alto como en un bostezo.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Para los alumnos de Canto

Aunque este blog no está creado específicamente para los alumnos de canto, sino para profesionales de la voz en general, sí que quiero dedicarles hoy esta entrada. Han sido muchos los que me han felicitado por la iniciativa, tanto personalmente como por email. Además se lo debo a muchos de ellos ya que me ayudaron enormemente hace un par de años, cuando tuvieron la enorme paciencia y amabilidad de contestar el kilométrico cuestionario que les envié sobre los elementos de la técnica vocal y que me sirvió como trabajo del curso de Experto en Patología de la voz. Algunos alumnos me preguntaron después cuales habían sido las conclusiones generales que había extraído del cuestionario. Voy a tratar de resumirlas, porque creo que pueden ser bastante útiles, ya que los problemas suelen repetirse bastante. El trabajo consistió básicamente en elaborar una encuesta entre unos 20-30 estudiantes de Canto del Conservatorio (teniendo en cuenta que se trata de un centro superior y que los alumnos, una vez terminan sus estudios, salen directamente al mundo profesional) para que expresaran las dificultades que iban superando. El reto era diseñar un correcto cuestionario con los diversos aspectos del canto lírico y los problemas que los alumnos han de solucionar para conseguir una buena técnica vocal y la musicalidad necesaria para abordar correctamente un repertorio adecuado a las posibilidades de cada uno de ellos. Aunque cada voz es diferente, debido a las características físicas de cada individuo, existen una serie de cuestiones técnicas comunes cuya dificultad suele ser similar en todos los cantantes, aunque puedan resolverlos de distintas formas. Se intentó sistematizar dichos problemas técnicos y encontrar elementos similares en su resolución. El modelo a seguir en la elaboración de la encuesta se basó en los métodos de la investigación clínica aplicada, con un estudio basado en 27 adultos sanos. Por cada sujeto se obtuvieron 101 respuestas a cuestiones relacionadas con 8 parámetros de su técnica vocal y, de acuerdo con los resultados obtenidos, se extrajeron conclusiones útiles para la práctica docente. Estos 8 parámetros fueron cuestiones relacionadas con:
  1. La relajación y el control de la postura
  2. La técnica respiratoria
  3. La emisión de la voz
  4. La clasificación de la voz
  5. La articulación
  6. El desarrollo de la voz
  7. El abordaje de las obras y la interpretación
  8. La higiene de la voz

Al hablar de las conclusiones distinguiría dos partes:

  • el papel del profesor
  • el papel del alumno

Del papel de los profesores de canto hablaré otro día más a fondo. El tema de hoy es el alumno. Al analizar las respuestas de los estudiantes, a los que se pidió que fueran lo más sinceros posibles, ya que sus identidades iban a quedar en el anonimato, he de destacar que tienen muchos conceptos erróneos y, en general, son muy poco autocríticos. Curiosamente, y dado que yo sí sabía quien era quien, los que fueron más exigentes consigo mismos en sus respuestas fueron los alumnos más brillantes. Esto demuestra que, quizás sean más perfeccionistas que el resto, se exigan más y obtengan mejores resultados por ello.

Desglosando un poco por cuestiones, podemos resumir que los problemas técnicos más frecuentes son:

  • La falta de relajación durante la práctica que produce tensiones en cuello, hombros, espalda y mandíbula, traduciéndose en la emisión y, consecuentemente, en el sonido.
  • El LOGRAR UN CORRECTO APOYO, auténtico TALÓN DE AQUILES, de TODOS LOS CANTANTES, y que produce dificultades añadidas en todas las demás cuestiones técnicas, como veremos.
  • Dificultades en el ataque y en la emisión que, frecuentemente no es limpia (por falta de apoyo y de concentración).
  • Dificultades para lograr la homogeneidad de la voz en toda la tesitura.En este sentido, no hay especiales diferencias entre los distintos cursos, ni por edades, sino más bien por tipos vocales, con prácticamente coincidencia en las dificultades que presenta cada grupo:

Sopranos ligera y lírico-ligeras: sus mayores problemas son lograr un buen centro y grave para unificarlos con su zona aguda.

Soprano líricas y spinto: lograr dominar su voz en el agudo, aligerándolo y apoyándolo más cómodamente.

Mezzo: resolver el pasaje y unificar el grave con el agudo.

Tenores: mantener un buen sonido en el pasaje y resolver agudos extremos de la tesitura.

Barítonos y Bajo: solventar el registro agudo.

  • Problemas para mantener el legato y la línea de canto, así como una correcta proyección del sonido, lo que suelen atribuir, de nuevo, a la falta de apoyo.
  • Problemas de afinación en zonas extremas de la voz.
  • No suelen presentar problemas de clasificación vocal y manifiestan estar cómodos con su repertorio en la gran mayoría de los casos.
  • Presentan algunas dificultades de articulación, por los problemas de tensión que aludían al principio. No creen tener especiales problemas con la dicción, ni con los idiomas , aunque unos les sean más cómodos que otros. (¡Ummm!).
  • En cuanto a la interpretación, a veces se contradicen, ya que manifiestan no tener problemas para ejecutar un buen fraseo y, a continuación, reconocen tener problemas para mantener la "línea de canto" y aguantar bien los finales de frase. Asimismo, creen interpretar correctamente los diferentes estilos y géneros, así como la ornamentación, cuando realmente son elementos en los que hay que tener un dominio técnico y musical muy profundo.
  • También refieren cierto miedo escénico cuando actúan ante el público, cosa lógica, puesto que aún son estudiantes, pero en la mayoría de los casos creen que es perfectamente superable (en algún caso llega al pánico escénico).
  • Admiten falta de disciplina y regularidad en el estudio en más del 50% del alumnado.

Espero que este resumen os sea útil tanto a los que participásteis en el estudio como a los que habéis llegado después. Como siempre, sabéis que podéis contar conmigo para resolver cualquier duda que queráis plantear. ¡Hasta pronto!

domingo, 4 de octubre de 2009

Cuidemos nuestra voz

La voz es algo que acompaña al ser humano desde que nace, por ello sentimos que es algo que no nos puede faltar, que siempre vamos a tener. Pero lo cierto es que esto no es así, y cada vez son más las personas que sufren patologías relacionadas con su voz, dado que también son cada vez más los profesionales que la utilizan a diario no sólo en su vida personal sino en su vida laboral desarrollando conductas que favorecen el esfuerzo vocal.
NORMAS HIGIÉNICAS
HABLAR BIEN
Mantener buenos hábitos en el habla es muy importante para mantener la salud vocal:
  • Hablar con un CORRECTO SOPORTE AÉREO. Y esto... ¿Qué significa? pues, para empezar, que no hay que hablar rápido. Los pacientes que me encuentro con problemas de voz, en una inmensa mayoría, hablan muy rápido y NO RESPIRAN CORRECTAMENTE, no les da tiempo. Toman el aire muy superficialmente y hablan mezclando el sonido con el aire. Esta conducta PERJUDICA ENORMEMENTE a sus cuerdas vocales. Tampoco se debe utilizar el aire residual, es decir hablar con el resto final de aire que lleva a sentir sensación de ahogo. También es un comportamiento de sobreesfuerzo.
  • MODERACIÓN: La voz no está diseñada para uso ilimitado, NO HAY QUE HABLAR EN EXCESO. Además, suele ir unido a lo anterior, es decir, el que habla mucho lo hace además muy rápido, con lo cual el abuso es doble. Se debe hablar teniendo en cuenta las posibilidades físicas reales de cada sujeto. Posibles alternativas cuando, por uso profesional, se deba hablar mucho: descansar la voz haciendo períodos de silencio de 15 o 20 minutos dos o tres veces al día, limitar el uso del teléfono, evitar interrumpir a los demás en una conversación (comportamiento típico del parlanchín..).
  • NO CHILLAR O HABLAR GRITANDO. A veces es un comportamiento familiar, hay familias enteras que se hablan entre sí de esta manera. Es un comportamiento muy nocivo. Debe educarse a la familia y amigos para evitar estas conductas. Pueden utilizarse otros medios para expresar emociones, como por ejemplo utilizar más el cuerpo, ser más expresivo, usar más gestos,...
  • ENCONTRAR EL TONO ÓPTIMO AL HABLAR. A menudo me encuentro pacientes con el tono de la voz muy agravado. Ellos/as (más frecuente en mujeres) te refieren que antes hablaban más "alto" (quieren decir más agudo) y, poco a poco, han ido bajando el tono. Este comportamiento es muy negativo para sus voces, en primer lugar porque, el no hablar en su tono correcto (lo que llamamos frecuencia fundamental) el volumen de su voz es más bajo, así es que se ven obligados a aumentarlo para que se les oiga, realizan mayor esfuerzo muscular, se fatigan más, el sonido es aéreo, sucio, mezclado con aire, todo ello agrava aún más el tono.
  • EVITAR HABLAR EN AMBIENTES MUY RUIDOSOS: Cuando se habla en este tipo de entorno se aumenta el volumen de la voz al menos la mitad del aumento del volumen del sonido ambiente (fenómeno de Lombard). Por eso fácilmente se llega al abuso y a la fatiga vocal. Reducir el ruido de fondo si es permanente o esperar a que pase si éste es pasajero (avión, moto,...) y acercarse a la persona con la que se está hablando, evita el esfuerzo vocal propio de la fonación en un sitio muy ruidoso.
  • HIDRATARSE CORRECTAMENTE: Se debe beber de 1,5 a 2 litros de agua diarios para que la mucosa que recubre las cuerdas vocales esté correctamente hidratada. Algunas sugerencias: beber agua cada vez que comemos, tener siempre a mano una botellita de agua (eso lo saben bien los cantantes!!), evitar caramelos de menta o mentol porque resecan más, en su lugar utilizar los de miel y limón.
  • EVITAR HABLAR EN AMBIENTES MUY SECOS: La sequedad ambiental reseca las mucosas y actúa como irritante laríngeo. Deberemos evitar ambientes con mucha calefacción a aire acondicionado, abrir ventanas para ventilar bien las habitaciones, al viajar en avión procurar hidratarse convenientemente.
  • EVITAR HABLAR MIENTRAS SE REALIZA EJERCICIO FÍSICO: Dentro de las funciones de la laringe se encuentra la fonación y la de esfínter (actuar como una válvula). Ambas necesitan para su ejecución un cierre glótico adecuado. Si se realizan simultáneamente se está favoreciendo una sobreadducción (exceso de aproximación) de las cuerdas vocales, que puede conllevar tensión y edema de las mismas. Es importante evitar el uso de la voz mientras se realiza algún esfuerzo físico. Por ejemplo, una paciente me comentó que se había quedado sin voz un fin de semana que no había salido de casa (tenía otros factores de riesgo como hablar deprisa y mucho, tono agravado, tabaco...) pero, al preguntarle qué había estado haciendo, comentó que "moviendo muebles". Si, en esta situación se habla, es fácil quedarse sin voz.
  • EVITAR EL CUCHICHEO: Es un comportamiento de esfuerzo para la laringe, ya que las cuerdas quedan separadas y todo el aire se escapa, el resto de la laringe realiza fuerza para compensar ese escape. Se puede hablar bajito pero con voz.
  • EVITAR EL CARRASPEO: El carraspeo o aclaramiento de la garganta se produce normalmente por la necesidad de limpiar la laringe de moco, asociado a procesos alérgicos, gripales, o reflujo gastroesofágico. Otros individuos carraspean por hábito. Esta conducta lleva a un contacto brusco y precipitado de las cuerdas vocales facilitando su irritación. Para disminuir la sensación de cuerpo extraño causada por el moco y que nos obliga a carraspear, puede realizarse una deglución, que permite a la laringe relajarse y repeler el moco, o bien beber un sorbo de agua, con el mismo efecto.
  • CONSUMO DE ALCOHOL: El alcohol produce deshidratación de las mucosas y tiene un efecto anestésico que tiende a disminuir la sensibilidad , favoreciendo un abuso de la voz. La ingesta en exceso de alcohol conduce a largo plazo a la atrofia de la mucosa de los pliegues vocales.
  • TABACO: Fumar irrita y produce resecamiento de la mucosa de la laringe, además acumula secreciones sobre los pliegues vocales y favorece los edemas crónicos en ellos. A largo plazo el fumar puede llevar a cambios celulares dando origen a un tumor maligno en la boca o en la laringe.
  • EVITAR CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA: Los cambios climáticos bruscos y la ingesta de alimentos fríos favorecen la inflamación e infección de la via respiratoria que ocasiona limitación en la vibración de los pliegues vocales y llevar rápidamente a la disfonía.

sábado, 3 de octubre de 2009

Educación y cuidado de la voz

El propósito de este blog es ayudar a los profesionales de la voz a aclarar sus dudas con respecto a cómo deben cuidar su instrumento. ¿Quien es un profesional de la voz? Es aquella persona que utiliza su voz como la herramienta principal de su trabajo. Por este motivo, debería aprender a cuidarla y manejarla correctamente para obtener su máximo rendimiento. LA TÉCNICA VOCAL Todo profesional de la voz debe conocer y dominar perfectamente una técnica vocal y respiratoria correcta que le permita proyectar su voz sin forzar. De ello depende la salud de su laringe y la eficacia de su comunicación. El aprendizaje de esta técnica vocal es progresivo. Pasa por una serie de etapas hasta llegar al empleo de una forma totalmente automática e inconsciente. Este aprendizaje nunca debe ser apresurado puesto que es muy fácil que se someta a la voz a una sobrecarga, a un sobreesfuerzo muscular tratando de obtener un mayor rendimiento vocal, consiguiendo justamente el efecto contrario. Es lo que llamamos el círculo vicioso del sobreesfuerzo fonatorio. Esta fatiga vocal origina una disfonía funcional que, si no se resuelve, en principio con reposo y con la adquisición de una buena técnica, va a terminar por convertirse en orgánica. Es lo que llamamos disfonías orgánico-funcionales con lesiones mínimas asociadas, que comentaré otro día. EDUCACIÓN Y REEDUCACIÓN VOCAL El entrenamiento vocal enseñará al profesional de la voz a utilizar correctamente los órganos que intervienen en la articulación de la palabra, las cavidades de resonancia y, sobre todo el mecanismo respiratorio evitando que el esfuerzo de la emisión repercuta sobre las cuerdas vocales. Las bases tradicionales de la rehabilitación se fundamentan en la técnica del canto que incide en:
  1. La respiración costodiafragmática
  2. La búsqueda de los resonadores
  3. La coordinación fonorespiratoria
  4. La impostación vocal
  5. La ubicación del tono óptimo